APRECIACIÓN DE LA OBRA LITERARIA DE OCTAVIO PAZ PARTE II

 

Por Carmen Flores Jimenez

Algo importante que quiero resaltar es que  el surrealismo ha sido según Elena Poniatowska para Octavio Paz una “inspiración moral, una fuente de aliento ético y de aliento espiritual, una guía de conducta en el laberinto de la cultura y de la historia por eso dijo que el surrealismo es para él la enfermedad de nuestro tiempo, es decir una pasión, en el sentido religioso de la palabra, una búsqueda  de la salud, y expresa:

“Yo era una árbol y hablaba

Estaba cubierto de hojas y ojos

Yo era el murmullo que avanza

El enjambre de imágenes

Ahora trazo unos cuantos signos

Crispados

   Negro sobre blanco

Diminuto jardín de letras

a la luz de una lámpara plantado.”

Octavio Paz

 

Su estadía en París marca una impronta muy importante como por ejemplo  Libertad Bajo Palabra.

 Encontramos plasmada en este libro su experiencia surrealista con expresiones poéticas muy bellas:

“Allá donde terminan las fronteras, los caminos se borran.

Donde empieza el silencio. Avanzo lentamente y pueblo la noche de estrellas, de palabras, de la respiración de un agua remota que me espera donde comienza el alba.”

En este país se ve rodeado de muchos amigos, escritores reconocidos: André Bretón, Pablo Neruda, Blanca Varela a quien le hizo el prólogo del libro “ESE PUERTO EXISTE”.

Conoce también entre ellos al pintor peruano Fernando de Szyszlo.

OCTAVIO PAZ Y SUS AMIGOS

Una de las obras que también cabe resaltar es, que solo un poeta de rigor como Octavio Paz puede haberla creado, Según la escritora Elena Poniatowska y el famoso escritor Pere Gimferrer afirman que está escrita en 584 endecasílabos y este número de versos es igual a la revolución sinódica del planeta Venus, que también  se le conoce como estrella de la mañana y que Piedra de Sol  es una vasta metáfora un camino hacia un instante detenido.

Cortázar considera a Piedra de Sol como el más admirable poema de  amor jamás escrito en América Latina y con fulgurante lenguaje erótico.

“…..Tu falda de maíz ondula y canta,

Tu falda de cristal, tu falda de agua,

Tus labios, tus cabellos, tus miradas,

toda la noche llueves, todo el día

Abres mi pecho con tus dedos de agua,

Cierras mis ojos con tu boca…de agua”

“Voy por tu cuerpo como por el mundo,

Tu vientre es una plaza soleada….”

 libros02

Otra obra importante que no puedo dejar de mencionar es “EL ARCO Y LA LIRA”  que habla sobre el fenómeno poético, su lugar en la historia y singularmente en nuestra época y en nuestra vida personal. En este libro el autor examina la naturaleza del poema y hace un análisis de sus componentes: lenguaje, ritmo e imágenes y se expresa:

La poesía es conocimiento, salvación, poder abandono.

Operación capaz de cambiar el mundo, la actividad poética es revolucionaria por naturaleza;

Ejercicio espiritual, es un método de liberación interior.

 

El poema, dice Paz es “un objeto de lenguaje, una constelación de signos, capaz de proyectar al lector a la experiencia de la poesía, es la unidad original de la que ha sido expulsado el hombre”.

“Por buscarme poesía

En ti me busqué;

Desecha estrella de agua

Se anegó mi ser.

Por buscarte poesía,

En mí naufragué.”

(De Libertad bajo palabra)

 

El Arco y la Lira es una interiorización constante de la lírica moderna y nos revela sobre la función de la poesía en nuestra época.

En una conversación Elena Poniatowska, le pregunta a Octavio Paz: ¿qué significa para ti la poesía? Y responde: “para mi  lo importante en la poesía  es que dentro de 50 años o tan solo algunos años, unos jóvenes enamorados lean mi poesía y se identifiquen. O que mis versos conmuevan a algún joven soldado de las letras, lo ayuden a seguir adelante, le sirvan de inspiración”.

OCTAVIO Y MARIA JOSÉ

Desde mi punto de vista Octavio Paz es un peregrino del mundo ya que se nutre de muchas culturas y su estancia en la India lo marca profundamente, vivió varios años en este país y para él significó na educación espiritual y artística, cambio que alcanza en las raíces vitales de su existencia. Es digno de reconocer su gran espíritu de solidaridad y humanismo. Como es bien sabido renuncia al cargo de embajador en la India para protestar contra la represión del gobierno de Mexico, movimiento estudiantil que tuvo lugar en la plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco el 2 de octubre de 1968, la renuncia fue una afirmación de la visión política de Paz, en este lugar conoce a María José Tramini, de origen francés y dijo:

“Este encuentro cambio mi vida, porque aquella muchacha no tardó en convertirse en mi esposa. Después de nacer es lo más importante que me ha pasado”

 

“Me crucé con una muchacha

Sus ojos:

El pacto del sol de verano con el sol de otoño”.

 

Podría continuar hablando de su obra pero solo he querido resaltar las más importantes para tener un concepto del perfil intelectual de Octavio Paz desde sus primeras manifestaciones, que datan  en 1930, consolida su propio mundo y su propio lenguaje, como dice Elena Poniatowska: “Paz vive su instante a pisado su sombra y no camina a solas, se integra”.

Y para terminar esta breve apreciación del sobresaliente poeta mexicano termino con un poema de su inspiración.

Hermandad

“Soy hombre: duro poco

y es enorme la noche

Pero miro hacia arriba

las estrellas escriben

sin entender comprendo

también soy escritura

y en este mismo instante

alguien me deletrea.”

 

“Delta de cinco brazos”-Octavio Paz

 

Autor: Carmen Flores Jimenez (escritora y poeta)

Fotos: extraídas de internet

Revista Freyja Junio 2017

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *