CUIDADO DE LOS BRAZOS

Los brazos siempre son los grandes olvidados y no se entiende muy bien la razón. Unos brazos desatendidos causan mala impresión y delatan el paso de los años.

EXFOLIAR E HIDRATAR

Sin embargo,  para que los brazos puedan mostrarse sin recato y con total seguridad, hay que dedicarles unos mínimos cuidados básicos:

  • Con la zona que va desde muñeca hasta el comienzo de los hombros se debe tener un cuidado especial, sobre todo por la pérdida de agua a que se ve sometida esta parte de nuestro cuerpo.
  • La práctica del deporte, los climas muy secos o simplemente, el calor del verano son factores que influyen decisivamente en esta falta de agua que, lógicamente, se debe compensar con aporte extra de hidratación. Para que los brazos presenten un aspecto joven y terso hay que someterlos semanalmente a una limpieza profunda.
  • Primero se les aplica un producto exfoliante para eliminar la capa de células muertas, insistiendo especialmente en los codos ya que, por su especial configuración (la piel es más rugosa), acumulan bastantes células muertas.
  • Después de la exfoliación es necesario aplicar una mascarilla hidratante, dejándola actuar durante unos minutos. Después se retira el exceso del producto con una toallita de papel.
  • Si los antebrazos están flácidos, conviene darles un masaje suave con un producto especial que los tense. Cuando además presenten celulitis también se debe aplicar una crema o gel adecuados.

Con los consejos adecuados  los brazos siempre lucirán bien y lucirán espectaculares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *