HISTORIA DE LA ESTÉTICA EN EGYPTO

Cuando hablamos de la historia de la  estética, necesariamente debemos remontarnos al origen del pueblo egipcio. Gracias al  descubrimiento de  la piedra de Rosetta(1799) se pudo descifrar los jeroglíficos(escritura egipcia), y entre otras cosas,  se encontraron en los monumentos arqueológicos, graficadas escenas de la vida cotidiana, que indicaban  la gran importancia que daba esa civilización, al arreglo personal.   
El cuidado del cabello y  la piel, el maquillaje; así como, el uso de mascarillas y cremas;  continúan siendo  vigentes, de igual  modo, podemos afirmar que desde sus inicios esta profesión ha estado asociada a la medicina, a prácticas religiosas,  a la alquimia y ante todo a  costumbres de higiene.
En los papiros (papel fabricado con hojas secas) se han descifrado infinidad de recetas de belleza que utilizaban los egipcios para acicalarse; a veces la materia prima empleada en la elaboración de los afeites, era incluso un poco venenosa; tal es el caso, de restos hallados en cajitas de cosméticos, que contenían magnesio, azufre, antimonio, vitriolo y salitre.
Los egipcios utilizaban el  antimonio rojo, para dar color a los labios;  también es cierto que a veces lo usaban para protegerse del sol y del viento; pulverizaban piedra pómez y la mezclaban con aceites,  para proporcionar suavidad a la piel.
Las mascarillas de belleza se hacían con barro del Nilo mezclado con otros vegetales  aromáticos  y machacados con  grasa de ganso, jugos de frutas, miel; e incluso, el excremento de cocodrilo llegó a formar  parte de su composición.
Al ser gentes muy pulcras, las mujeres dedicaban varias horas del día al cuidado de su cuerpo,  convirtiéndose el baño en un ritual; de igual modo, los hombres debían someterse diariamente  al rasurado del cabello; como complemento se practicaba el masaje relajante con  aceites y flores de loto. Los egipcios también realizaban el arreglo de las uñas,  de las manos y de los pies; pintándolos en tonos muy brillantes, principalmente con purpura; las cejas se depilaban con pinzas exactamente iguales a las de hoy (algunas se exhiben en el Museo Arqueológico de Madrid); el maquillaje de los ojos se realizaba principalmente con kohol, que bordeaban junto a las pestañas; luego el párpado móvil se empolvaba principalmente con tonos turquesa.
En Egipto, la profesión de la estética era ejercida por los médicos, y también era encomendada a personas expertas en este trabajo: esclavos, barberos, posticeros,  perfumistas.

Finalmente, podemos concluir que esta cultura maravillosa,  marcó el camino a seguir en lo que  se refiere a tratamientos de belleza y cosmética, que hoy en día se han continuado y mejorado gracias la ciencia moderna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *