LA VIDA ECOLÓGICA EMPIEZA COMO TE PRESENTAS

 Autor:Stefan Austermühle
 
Todos las conocemos, las coleccionamos y  regalamos: las tarjetas de presentación. Y claro hay una fuerte competencia sobre ¿quién tiene la más bonita?, ¿el diseño más original?, ¿el brillo más excelente?
Y ahí viene el problema. Para que las tarjetas de presentación brillen más, vienen laminadas con una capa de plástico en ambos lados colocados sobre el cartón, siendo unidas tan fuertemente que es imposible sacarlo.
Estamos acostumbrados al laminado que ni lo pedimos en la imprenta. En cambio, si deseamos tener una tarjeta sin laminado, hacemos el esfuerzo de insistir y recordar al personal de la imprenta que
NO queremos laminado”.
Pero, ¿por qué no deberíamos laminar las tarjetas de presentación?
Porque  justamente la fusión de plástico con el papel hace que las tarjetas de presentación 
no se puedan reciclar”.
La producción de papel tiene un gigantesco impacto ambiental empezando con la destrucción de bosques naturales para conseguir la materia prima, la fibra de madera. El 40% de la madera talada para uso industrial se usa para fabricar papel. Y sigue con la contaminación generada en la producción: La industria papelera y
celulosa ocupa el quinto lugar del sector industrial en consumo mundial de energía, y utiliza más agua por cada tonelada producida que cualquier otra industria. Se encuentra entre los mayores generadores de contaminantes del aire y del agua, así como gases que causan el cambio climático.
Una estrategia importante para reducir este impacto es el reciclaje. La producción de papel reciclado solo se usa la mitad de agua invertida en el papel normal. Esto sucede porque en la elaboración del papel normal se necesitan extraer fibras de los árboles, las cuales necesitan ser limpiadas, ya que siempre vienen con impurezas y astillas. Para limpiarlas se necesitan depuradores, los cuales obviamente necesitan agua. También ahorraríamos un aproximado de 390.000 toneladas de petróleo al año. Se genera menos de una cuarta parte de la contaminación ambiental, incluso teniendo en cuenta las sustancias químicas utilizadas para quitar la tinta del papel.
Si se reciclara la mitad del papel usado en el planeta se salvarían 8 millones de hectáreas de bosque al año, se evitaría el 73% de la contaminación y se obtendría un ahorro energético del 60% en todo el mundo.
Quizás pienses ahora que ante la gran cantidad de papel que se usa en la pequeña tarjeta de presentación no hay mucha diferencia. Puede ser, pero, ¿te puedes imaginar cuantas tarjetas de presentación a nivel mundial cambian de mano cada día? Creo que la cantidad es inmensa. Y por el otro lado la tarjeta de presentación es exactamente lo que dice: te presenta a ti y tus valores. Al usar una tarjeta hecha de papel reciclado y sin laminado probablemente tus opciones de diseño son algo limitadas, pero si adicionalmente le imprimes en letras pequeñas una frase como ¨hecho de papel reciclado y sin laminado por el bien del medio ambiente” no solo explicas porque, sino además le adicionas un plus  a tu imagen personal, porque eres una persona a la cual la tierra importa y lo muestras hasta en los detalles.
 Autor: Stefan Austermühle
Director Ejecutivo de “La Asociación Mundo Azul”
Director del Instituto Interamericano de Ecología Integral

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *